viernes, 11 de mayo de 2012

Teror y sus primeras imágenes (y IV)


Viene de: Teror y sus primeras imágenes (III)


La imagen que nos ocupa, es ―hecha la excepción de los planos de la iglesia y del casco histórico, trazados por el coronel don Antonio de la Rocha― la de mayor antigüedad de que se tiene noticia, sobre la Basílica del Pino y su entorno. Concebida para decorar las puertas del llamado Armario de la Caridad o Filipino ―perteneciente a la Cofradía del Rosario y custodiado en el Museo Diocesano de Arte Sacro de la Catedral de Canarias― nos presenta, como si de una instantánea se tratara, la actual Basílica del Pino, rodeada por casas de amplias balconadas y precedida por la desparecida pila o fuente de abasto público, constituyendo un documento gráfico de gran valor histórico.


Armario de la caridad o filipino. En una de sus puertas puede  observarse la imagen más antigua que se conoce de la actual Basílica del Pino. Fuente: La Huella y la Senda (2003).

Este sencillo e ingenuo dibujo se encuentra enmarcado en uno de los cuarterones en los que se dividen las puertas del citado armario. Su fondo de color encarnado y con motivos en pan de oro, constituye un ejemplo del gusto que se introduce en Canarias durante la segunda mitad del siglo XVIII, por el empleo de motivos florales o chinescos ―denominados chinoiseries― para ornamentar la superficie de los muebles y enseres de la aristocracia insular.

Vista del lugar de Teror. Cuarterón del armario de la caridad (31 x 27 cm.). Autor de las fotografías: Héctor Vera. 
Propiedad: Museo Diocesano de Arte Sacro de Las Palmas de Gran Canaria. Diócesis de Canarias.

Por lo que se refiere al momento de su realización, debemos tomar como referencia la fecha que figura en el interior del mentado ropero, 1771. De hecho, el icono nos muestra una perspectiva del santuario terorense tal y como debió haber sido antes de las obras de reparación a las que fue sometido a principios del siglo XIX. Es decir, sin la presencia de la balaustrada y los florones que actualmente lo rematan, mientras que el perfil de la espadaña carece de los perillones y la venera que la coronan, así como del ojo de buey que alberga el reloj.


La ilustración que nos ocupa nos permite comprobar que en sus orígenes (si la comparamos con la fotografía de Teodoro Maisch de la década de 1920) la iglesia de Teror carecía de la balaustrada y los florones que actualmente la rematan. Asimismo, el perfil de la espadaña carece de los perillones y la venera que la coronan, así como del ojo de buey sobre el que está colocado el reloj.

Precede la escena la desaparecida pila o fuente de abasto público, situada en la plaza principal y de la que se tiene constancia desde el año 1767, momento en que fue citada por Diego Álvarez de Silva, quien señaló su ubicación delante de la iglesia. Como ha señalado el profesor Vicente Suárez Grimón, en su construcción, probablemente bajo la dirección del coronel don Antonio de la Rocha, gastó la fábrica parroquial unos 380 reales. Años después, concretamente en 1793, la fuente tuvo que haber sido sometida a restauración renuevo, según se desprende de lo anotado por Isidoro Romero y Ceballos, bajo cuyo consejo fue nuevamente fabricada: «En este mes [septiembre] se concluió y estrenó el pilar de agua del abasto público que está en la plaza (…) Y io intervine y dirigí dicha obra».

Antigua pila o fuente de abasto, en la Plaza del Pino.

Arriero transportando mercancías con sus bestias.

Miliciano, sacerdotes y figuras femeninas en la plaza.

Completan la acción los tipos humanos representados, tales como el arriero con sus bestias, el miliciano, el sacerdote, una señora en compañía de su hija o el personaje que figura junto al pilar sosteniendo lo que parece ser un bastón o vara ―quizá la vara de alcalde― ataviados según los cánones y a la moda del momento, lo que sin duda viene a enriquecer, aún más si cabe, esta hermosa viñeta.

Gustavo A. Trujillo Yánez

PARA SABER MÁS:

RODRÍGUEZ MARTÍN, Rosa Elvira: «Armario de la caridad o filipino», en La Huella y la Senda, catálogo de la exposición del mismo nombre). Viceconsejería de Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias – Diócesis de Canarias: Islas Canarias, 2003, pp. 495-496.

TRUJILLO YÁNEZ, Gustavo A.: «Vista del lugar de Teror», en Arte, naturaleza y piedad. Miradas de la Basílica del Pino, catálogo de la exposición del mismo nombre. Anroart Ediciones S.L.: Las Palmas de Gran Canaria, 2010, pp. 133-135.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada